fbpx

En el episodio de hoy voy a intentar responder a dos preguntas, o al menos arrojar algo de luz, sobre qué nube es mejor y qué nube es más segura. te contaré cómo de seguras son las nubes públicas más conocidas y te doy mi opinión sobre alguna otra. Y para finalizar hablaremos de qué hay que tener en cuenta para considerar una u otra

Antes de nada, como siempre, te dejo el episodio en Spotify y en el resto de plataformas: Podimo, Spreaker, Ivoox, Google Podcast, Apple PodcastYoutube.

Además, te recuerdo: este post es un resumen de todo el contenido que doy en el episodio. Ahí doy mucho, mucho más de lo que hay aquí.

Cuando me estaba planteando qué contarte en este segundo episodio sobre la nube, tanteé varias opciones, varias ideas. Una de ellas, y lo adelanto aquí ya, es la pregunta de qué nube da más espacio de almacenamiento gratis actualmente, que no os voy a contar porque hay comparativas estupendas en la web. Encontraréis fácilmente la respuesta si hacéis una búsqueda.

Lo cuál me lleva a las dos preguntas a las que voy a intentar, ya me diréis si lo consigo, arrojar algo de luz: qué nube es mejor y qué nube es más segura.

Seguridad en la nube

Bien. Voy a empezar por el tema de la seguridad. Prácticamente cualquier nube es más segura que tu ordenador personal. Hay profesionales de la seguridad informática que se ocupan cada día de actualizar, modificar, cambiar parámetros…

Ventajas: yo no me ocupo de esto. Sé que mis datos están seguros porque el riesgo de que alguien obtenga información es muy bajo, pero nunca cero. Nunca cero porque una parte de la seguridad eres tú: contraseñas seguras, no le des la información a nadie, usa plataformas como kepass, lastpass, etc… No las tengas en un Word en tu ordenador que lleva sin actualizar el antivirus, o pasarse un antivirus, dos años porque te da pereza…

Para esto hay profesionales.

Cuál es la más segura

En términos de protección, tanto DropBox como Google, Microsoft o Apple, cumplen con todos los requisitos que se le presupone a un servicio de este tipo. A nivel empresarial, os puedo asegurar (y a poco que busquéis lo encontráis), que todas cumplen con las normativas empresariales e internacionales, como son la RGPD y la HIPAA, copias de seguridad respaldadas,… en fin, un montón de cosas técnicas. Y además, son auditadas por personal externo que se encarga de verificar que esto es así.

Además, tanto Microsoft como Google tienen un programa de recompensas por detectar vulnerabilidades.

Las conexiones que se hacen para subir/bajar archivos también son seguras al ir cifradas con protocolos de seguridad (fijaos siempre en la S de https). Los correos igual.

Hablo sobre todo de estas, porque son las más conocidas. Tengo mis dudas al respecto de otras, porque hoy en día quien no tiene una nube, parece que no hace nada bien en la vida. Pienso ahora en Samsung y Xiaomi. Yo particularmente, no subo nada a ninguna nube que no sea de las mencionadas (Dropbox, Google, Microsoft, App o Amazon). Y con Amazon tengo mis dudas.

Con respecto a si los datos en los servidores están cifrados, pues sí. También allí se cifran precisamente para evitar que cualquier acceso no autorizado pueda acceder a la información de esos archivos. Pero volvemos a lo de antes… Si el problema eres tú, no le eches la culpa a Apple, ¿no? ¿Os acordáis del celebgate? Aquel robo masivo de fotos de famosas actrices en momentos delicados que se subió a la red en 2014. El hacker accedió a las fotos de la nube de Apple a través del phising: dame tu contraseña.

La vulnerabilidad al final somos nosotros. Mil ojos!

La mejor nube

Si la seguridad no es un problema, porque todas (las grandes) son seguras… la contestación a la pregunta de qué nube es mejor, depende de muchas circunstancias.

La primera de ella es: para qué. De qué estamos hablando. Lo que suelo aconsejar es apostar por un modelo de nube pública tirando de privada cuando sea necesario. Lo que viene siendo un modelo mixto.

Pública

Con la nube pública, podemos prescindir de licencias por software ofimático, si nos decidimos por Google o por Microsoft con distintos niveles de pago, obviamente, dependiendo de los usuarios que accedan a la nube y del tamaño que se ocupe en cuanto a datos.

Voy a hacer un inciso para darte varias buenas noticias: Si eres una empresa de formación o un colegio: Tango Google como Microsoft tienen planes especiales para ti. Si eres una ONG o una Organización sin ánimo de lucro, también puedes optar a planes especiales de precio, llegando a salirte gratis las licencias.

La ventaja de la nube es obvia: poder tener a varios usuarios trabajando de forma colaborativa en el mismo documento al mismo tiempo, lo que me parece fundamental hoy en día. Poder hacer clases, formaciones online y reunir a toda la organización, mantener a la organización conectada desde cualquier parte (ojo, en horas de trabajo).

Y en el caso de Microsoft, el Gestor documental de Sharepoint o incluso el Flow, con el que a mí me parece que puedes hacer virguerías. En el caso de Google, su buscador, son puntos a tener en cuenta a la hora de decidirte por una o por otra.

Si os preguntáis qué es un gestor documental: pues es un sistema que está pensado para almacenar y controlar todos los documentos de una organización.

Que también os digo, tengo la sensación cada vez más que Sharepoint tiende más hacia Google ahora que hace unos años, si no fuera porque puedes desarrollar aplicaciones específicas que pueden servir para organizar de una forma mejor, los flujos de trabajo.

Privada

Y el caso de nube privada sería cuando tenemos una aplicación propia de la organización, un software hecho a medida o instalado en nuestros servidores y al que queremos poder acceder desde distintos sitios con seguridad y acceso controlado… pues necesitas una nube privada. Si ya lo tienes en tu servidor, tú mismo puedes montarte esa nube privada. Si quieres externalizar ese tema, que te lo lleve un profesional que se dedique a esto, pues es tan fácil como buscar algún proveedor que te ofrezca este servicio.

Eso sí, asegúrate que sean unos obsesos de la seguridad. Que sepan qué están haciendo. Porque al final tus datos estará en sus servidores y quieres tener un control sobre toda esa información.

Así que como resumen: normalmente, un modelo mixto o uno público funciona en la mayoría de las organizaciones. Considera cambiar a la nube porque mejorarás la seguridad de tu documentación y los accesos a la misma

Espero que el post y el capítulo te hayan resultado interesantes y si quieres saber más o necesitas ayuda, ya sabes dónde estoy.

Leave a Reply

Open chat
¿Hablamos?
¡Hola! 👋
¿Puedo ayudarte?
Powered by